Corresponsal Israel Palestina

Página personal del periodista Daniel Blumenthal, corresponsal en Israel y los Territorios Palestinos de medios de prensa electrónicos de España (Cadena COPE), Francia (Radio Francia Internacional – América Latina), México (Grupo Radio Centro), Colombia (RCN TV) y Estados Unidos de América (CNN en Español).

Archivo para Casa Blanca

Si Jerusalén fuese la capital reconocida de Israel

Por Daniel Blumenthal
Anticipándose a una posible decisión de la Casa Blanca, el Presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan dice que el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel podrá derivar en el corte de las relaciones diplomáticas entre los dos países. Erdogan reaccionó así ante lo que insinúan los rumores, que el Presidente estadounidense Donald Trump se dispone a declarar el reconocimiento de Jerusalén, o por lo menos de Jerusalén Occidental, como la capital del Estado de Israel.
El Ministro israelí de Educación, Naftali Bennett, dió poca importancia a las amenazas del Presidente turco. ¨Israel tiene que promover sus objetivos y entre ellos el reconocimiento de Jerusalén unificada como capital. Siempre habrá quien critique pero es preferible Jerusalén Unificada al cariño de Erdogan¨, dijo.
Mientras tanto Trump volvió a firmar el edicto que dilata, cada medio año, la decisión de mudar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, contrariamente a lo que se estimaba.
Pero los rumores acerca del nuevo paso de reconocimiento, cuando los palestinos exigen también que Jerusalén sea la capital de su estado una vez establecido, provocan un gran malestar en la región. Egipto, Jordania y Arabia Saudita se dirigieron a Washington con solicitud expresa de abstenerse de adoptar la medida por temor a un rebrote de violencia, mientras que los palestinos declararon un Día de Ira en protesta y advertencia.

Anuncios

Arabia Saudita ofrece a los palestinos un plan de paz pro-israelí

Por Daniel Blumenthal
Los cambios experimentados por el Medio Oriente se hacen evidentes también en lo que podría ocultarse tras una noticias publicada en la víspera por el New York Times. De acuerdo con lo publicado, el heredero del trono de Arabia Saudita, Muhammad Ben Salman, le habría ofrecido al Presidente palestino Mahmud Abbas un plan de paz con Israel, ofreciendo al barrio de Abu Dis como capital de Palestina, sin el desmantelamiento de todos los asentamientos israelíes en Cisjordania y sin otorgar a los palestinos el derecho al retorno.
Fuentes palestinas dijeron que el plan, que habría sido presentado ante Abbas el mes pasado en Riad, tenía una tendencia pro-israelí más pronunciada que cualquier otro plan de paz presentado hasta el día.
Cabe destacar que la noticia fue ampliamente desmentida.
Pero mientras se espera este miércoles un posible anuncio del Presidente estadounidense Donald Trump respecto a la mudanza de la Embajada de ese país a Jerusalén o el reconocimiento de esa ciudad como la capital de Israel, analistas estiman que Riad y Washington actúan conjuntamente para ablandar las posiciones palestinas, ante un plan de paz a ser presentado próximamente por la Casa Blanca.
La noticia, verídica o no, confirma en gran medida la confluencia de intereses entre Israel y Arabia Saudita frente a la creciente influencia de Irán en la región.

Los palestinos rechazarían el plan de paz de Estados Unidos

Por Daniel Blumenthal
La Organización de Liberación Palestina amenaza con cortar las relaciones con Estados Unidos si ese país cierra su oficina en Washington.
La advertencia fue pronunciada por el Secretario General de la OLP, Saeb Erekat, en respuesta a las amenazas al respecto pronunciadas en
Washington, en caso que los palestinos no accedan a reiniciar negociaciones de paz con Israel.
Erekat se desempeña además como jefe negociador palestino, para negociaciones que no prácticamente no se mantienen durante el último decenio.
Durante los últimos días proliferan las noticias acerca de que la Casa Blanca se dispone a dar a conocimiento una nueva iniciativa de paz para el Medio Oriente, que no tome en consideración las exigencias de las partes, aunque no menciona la solución de dos estados para dos pueblos.
Si bien el contenido de la noticia se basa en rumores, los palestinos ya expresaron que no se sentaran a la mesa de negociaciones bajo esas condiciones y expresan que un corte de relaciones con Washington excluirá a Estados Unidos de la lista de países aceptables para la intermediación de paz.
Los rumores también mencionan la necesidad de que Israel desaloje algunas de sus colonias más distantes en los territorios de Cisjordania reclamados por los palestinos y la derecha israelí dice que en esas condiciones, tampoco Israel debería acudir a las negociaciones de paz, aunque el Primer Ministro Netanyahu dice que lo hará, en respeto al Presidente Donald Trump.

Hamas asegura que no renunciará a las armas ni en el mundo del más allá

Por Daniel Blumenthal
Pocos días después de alcanzado el acuerdo de pacificación palestina entre las facciones rivales Al Fatah y Hamas, el Movimiento de Resistencia Islámico, Hamas, afirma que nunca reconocerá a Israel.
Alineándose con las posiciones adoptadas por Israel, la Casa Blanca declaró que Hamas debe abandonar las vías de la violencia y deponer sus armas, pero el Jefe de Hamas en Gaza, Yijia Sinwar afirmó que el objetivo de su organización es la destrucción del Estado de Israel. Sinwar rechazó rotundamente las declaraciones de Washington y afirmó que “Hamas no dejará las armas tampoco en el mundo del más allá.
El lunes, el Gabinete israelí resolvió que no negociará la paz con los palestinos unificados con Hamas hasta que Hamas deponga las armas, renuncie a la violencia y regrese a Israel los ciudadanos y los restos de los soldados que están en Gaza.
El Jefe del Partido religioso nacional y miembro de la coalición de gobierno, Naftali Bennett, afirmó que Israel no negociará con Hamas. “No habrá negociaciones de paz con la autoridad de terror palestina salvo que Hamas se desarme y nos devuelva a nuestros ciudadanos y los restos de nuestros soldados”, dijo.
Tres israelíes que entraron a Gaza durante los últimos años nunca regresaron y en manos de Hamas los restos de dos soldados israelíes caídos en la última guerra en 2014.
Pero líderes palestinos dicen que el acuerdo de pacificación es un asunto interno palestino, que ayudará al logro de la paz con Israel.

La derecha israelí espera a Donald Trump con recelos

Por Daniel Blumenthal
Una semana antes de la llegada del Presidente estadounidense Donald Trump a Israel, la derecha israelí intransigente ya no está tan confiada en la desaparición de la opción de dos estados para dos pueblos como solución para el prolongado conflicto palestino-israelí, opción que implicaría la división de la Bíblica Tierra de Israel.
Fuentes en la Casa Blanca insinuaron que durante su visita a Belén, durante su encuentro con el Presidente de la Autonomía Palestina Mahmud Abbas, Trump se dispone a dar su apoyo al derecho a la autodeterminación del pueblo palestino.
Luego del triunfo electoral de Donald Trump, legisladores israelíes de la derecha dejaron de “temer” las represalias y amonestaciones de Estados Unidos ante todo anuncio de nuevas construcciones en los asentamientos judíos en los territorios reclamados por los palestinos, pero cuatro meses después de su entrada a la Sala Ovalada, ahora queda claro que Trump no se dispone a cumplir unos de sus compromisos electorales. Estados Unidos no transferirá su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, afirmó que el presidente Donald Trump está sopesando si el traslado de la embajada impactaría en el proceso de conversaciones de paz.
Israel asegura que la mudanza de la embajada “no sólo que no afectará para mal al proceso de paz sino todo lo contrario, lo promoverá por medio de la corrección de una injusticia histórica y desilusionando la fantasía palestina que Jerusalén no es la capital de Israel.

Netanyahu dice que Abbas mintió a Trump

Por Daniel Blumenthal
Luego del encuentro en la Casa Blanca entre el Presidente Donald Trump y el líder palestino Mahmud Abbas, el Primer Ministro israelí Benyamin Netanyahu reaccionó diciendo que espera su próxima conversación con el Presidente Trump para avanzar en la paz, cuando éste visite Israel probablemente el próximo 22 de Mayo. “Es algo que compartimos fervientemente”, dijo y agregó que el líder palestino Mahmud Abbas había mentido a Trump al decirle que los palestinos educan a sus niños para la paz. “Llaman a sus escuelas con los nombres de asesinos de israelíes y pagan salarios a terroristas”. Netanyahu agregó sin embargo que espera sea posible lograr un cambio y obtener una paz genuina”.
Las palabras de Trump en la rueda de prensa demuestran que el Presidente está tan interesado como sus predecesores a promover el proceso de paz entre israelíes y palestinos y los colonos y la derecha israelíes deberán acostumbrarse a esa idéa.
Después de Clinton, Bush hijo y Obama, Trump es el cuarto presidente estadounidense que insta a Israel a limitar las construcciones en los asentamientos y el cuarto que se reune también con los jefes de estado israelíes y palestinos y les insta a sentarse junto a la mesa de negociaciones, bajo sus auspicios.

Abbas: “Medidas sin precedentes para lograr la unidad palestina”

Por Daniel Blumenthal
La falta de unidad entre los palestinos es uno de los principales obstáculos que se presentan ante el Presidente de la Autonomía Palestina Mahmud Abbas, quien anuncia ahora que se dispone a tomar medidas sin precedentes para poner fin a la división histórica.
La Autoridad Palestina perdió el control de la Franja de Gaza hace diez años, cuando el partido de la oposición Hamas expulsó por la fuerza al partido oficialista Al Fatah y tomó el control de esa franja de territorio, en el que habita un tercio de la población palestina.
Abbas no aclaró cuáles son las medidas que planifica aplicar para el logro de ese objetivo, aunque se estima que se trata de medidas económicas destinadas a lograr concesiones de Hamas.
Las declaraciones provenientes de Ramallah y que pueden provocar duras reacciones en Gaza se producen días antes de un planificado encuentro en la Casa Blanca entre Mahmud Abbas y el Presidente de Estados Unidos Donald Trump y a la luz de la posibilidad de la reanudación de las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes.
Paralelamente, el gobierno del partido islamista Hamas amenazó con cerrar la usina eléctrica del territorio ya que se acabaron las donaciones de Turquía y Qatar para la compra del combustible necesario para activarla, mientras la Autoridad Palestina, la presidida por Mahmud Abbas, continúa exigiendo el pago de impuestos por el gas oil.