Corresponsal Israel Palestina

Página personal del periodista Daniel Blumenthal, corresponsal en Israel y los Territorios Palestinos de medios de prensa electrónicos de España (Cadena COPE), Francia (Radio Francia Internacional – América Latina), México (Grupo Radio Centro), Colombia (RCN TV) y Estados Unidos de América (CNN en Español).

Archivo para jesus

Desminado de Qasr El Yahud, el sitio del Bautismo de Jesús

Por Daniel Blumenthal
Coincidiendo con las Pascuas, el Ministerio de Defensa israelí comenzó un proyecto destinado a desminar la zona del sitio del bautismo de Jesús, Qasr el Yahud, a la orilla del Río Jordán junto a la frontera con Jordania, unos cuarenta kilómetros al este de Jerusalén.
La zona a ser limpiada de explosivos abarca a un millón de metros cuadrados y se estima que de la misma se desmantelarán aproximadamente tres mil artefactos explosivos, principalmente minas personales y minas contra tanques además de otros remanentes de la guerra de Junio de 1967.
El director de la Autoridad Nacional Israelí de Acción contra las MInas, Marcel Aviv, dice que se trata de un operativo muy especial, de mucha importancia para millones de personas y para la seguridad de todos los peregrinos que visitan el sitio histórico.
En la zona de Qasr el-Yahud, el sitio a la orilla del Río Jordán que de acuerdo con la tradición cristiana es el sitio en el que Jesucristo fue bautizado por Juan, hay ocho iglesias de diversas denominaciones y a pesar de las limitaciones de seguridad, es visitado anualmente por decenas de miles de peregrinos.
La limpieza de minas está en plena actividad y estas Pascuas, que vuelven a coincidir con el Pesaj judío, acercaron a Tierra Santa a decenas de miles de visitantes. A principio de Marzo, las autoridades cristianas habían cerrado por dos días la Iglesia del Santo Sepulcro en protesta por nuevas exigencias impositivas del Ayuntamiento de Jerusalén, pero el conflicto está siendo tratado y la basílica, abierta en todo su esplendor.
Este Domingo de Palmas, miles de peregrinos ascenderán al Monte de los Olivos para seguir los pasos de Jesús a su llegada a Jerusalén. Muchos otros, tomarán el bus y visitarán con seguridad el Sitio del Bautismo en el Jordán.

Anuncios

La Iglesia del Santo Sepulcro cierra sus puertas en protesta contra las exigencias municipales de Jerusalén

Por Daniel Blumenthal
Turistas desprevenidos que llegaron a Jerusalén con el sueño de visitar el sitio donde según la tradición se halla la tumba de Jesús hallaron sus portales cerrados, por segundo día consecutivo. La Basílica del Santo Sepulcro fue cerrada en una medida sin precedentes por los líderes de las iglesias locales, en protesta por la decisión de la alcaldía de Jerusalén de cobrar impuestos municipales atrasado por más de 180 millones de dólares y ante una propuesta de Ley del gobierno que tiene por objeto nacionalizar tierras vendidas por la Iglesia Ortodoxa Griega y por la Católica a empresas privadas años atrás, con el objeto de anular esa venta de medio millón de metros cuadrados de terrenos en Jerusalén Occidental, sobre los que están ya construidas miles de viviendas privadas, cuyos propietarios podrían perder sus derechos dentro de diez años.
Los jefes de las Iglesias aquí dicen que se trata de ¨un ataque sistemático contra las minorías cristianas en Israel, en violación del estatus quo existente¨.
El gobierno israelí por ahora congeló la presentación de la mencionada ley, pero sus intenciones muestran una extrema falta de sensibilidad para con dichas comunidades.

Viacrucis en Jerusalén

Por Daniel Blumenthal
Al sonar de las campanas de las iglesias de Jerusalén decenas de grupos de peregrinos de todos los rincones del planeta recorrieron las quince estaciones del viacrucis portando pesadas cruces de madera señalando las tres caídas de Jesús hasta ingresar en la Iglesia del Santo Sepulcro, rezando en cada estación, una tradición que se remonta hasta la época del emperador Constantino, en el siglo cuatro.
“No hay nada como experimentar la Semana Santa en Jerusalén, celebrando los grandes eventos de la historia de la salvación y de la vida de Jesús en los sitios exactos donde se produjeron, absorbiendo una inolvidable experiencia espiritual para los creyentes”, dice Stephan, un peregrino polaco está semana en Jerusalén.
Y especialmente este año, cuando la Basílica del Santo Sepulcro en la ciudadela de Jerusalén se honra con un Edículo renovado y recientemente inaugurado, por primera vez en doscientos años.
Este Jueves Santo que abre el Triduo Pascual celebrando la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús, coincide este año sólo cuatro días después de la celebración del Pesaj judío, cuya cena tradicional habría sido la última cena de Jesús.

Se inaugura el Edículo en la Basílica del Santo Sepulcro

Por Daniel Blumenthal
A tiempo para las próximas pascuas y al término de nueve meses de refacciones, las primeras en doscientos años y con una inversión de cuatro millones de Euros, se presentó el miércoles ante el público el nuevo rostro del Edículo que cubre la tumba de Jesús, en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. El impresionante monumento que alberga la tumba de Jesús brilla de mármol pulido de un tinte rosado y un ambiente de santidad y renovación envuelve la misa festiva. Doscientos años de humo de velas y transpiración habían opacado el brillo del mármol. La arquitecta griega Antonia Moropoulou, dice que “este es el verdadero color del monumento, el color de la esperanza”.
La Basílica fue construida en el año 325 de la era cristiana por el emperador Constantino pero destruida en el año 1009 por el Califa Musulmán Al Jakim, siendo nuevamente reconstruida en el siglo XII por los cruzados. En 1808, fue un incendio el que causó estragos a la tumba, que fué reconstruida por última vez dos años después, hasta hoy. La unidad de todas las corrientes cristianas permitió la realización de las taréas, que fueron apoyadas financieramente también por el Rey Abdallah II de Jordania.

Por primera vez en 500 años, se levanta la lápida de la Tumba de Jesucristo

Por Daniel Blumenthal
La lápida original que encierra la tumba de Jesucristo en el Santo Sepulcro en Jerusalén fue descubierta por primera vez en cinco siglos, en el marco de las reformas que se llevan a cabo desde junio pasado en la famosa Iglesia construida sobre el Monte Gólgota.
La última vez que se pudo ver la losa original de la tumba de Jesucristo fue en 1555, durante unas obras ordenadas por el entonces custodio, Bonifacio de Ragusa, quien ordenó cubrirla con una losa para protegerla y pidió “una partida en dos, para que pareciera inservible y no la robaran”, tal como afirmó el padre Artemio Vítores, quien prepara un libro sobre la historia del lugar más santo para el cristianismo.
De acuerdo con la tradición cristiana, una vez bajado de la cruz, el cuerpo de Jesús fue depositado en una cueva, ahora cubierta por el edículo, la pequeña capilla que también está incluida en el plan de renovaciones.
Las tareas de renovación comenzaron hace varios meses, después de alcanzarse un acuerdo histórico entre las iglesias ortodoxas orientales, las católicas y las armenias – las tres principales que comparten la administración de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Noche de Navidad en Tierra Santa

Por Daniel Blumenthal
Poco después de las 12 del mediodía el Patriarca Latino de Jerusalén, Fouad Twal hizo su entrada a la plaza del pesebre en Belén cortejado por los dignatarios de la Iglesia y de esa ciudad palestina qué es cuna del nacimiento de Jesús. Bandas de scouts Tocando gaitas y tambores y enarbolando estandartes tradicionales le acompañaban.
Pero la violencia que envuelve a israelíes y palestinos durante los últimos meses y que volvió a hacerse presente también en esta jornada festiva, opaca la alegría de la fiesta. Los 11 hoteles inaugurados el año pasado en Belén enfrentan dificultades económicas también estas Navidades y sus propietarios se esfuerzan denodadamente para ocupar las camas vacías, mientras los comerciantes se quejan por el escaso número de turistas qué visitan la ciudad.
Con menos de 200 mil cristianos que viven entre siete millones de judíos y casi cinco millones de musulmanes, los festejos de Navidad se concentran en la ciudad palestina de Belén, sitio histórico del nacimiento de Jesús, en Jerusalén y en la ciudad israelí de Nazaret, principalmente en torno a la imponente Iglesia de la Anunciación de María.
Sobre la cueva en que se hallaba el Establo en Belén, se erige la antigua Iglesia de la Natividad, abierta a la Plaza del Pesebre por un umbral estrecho y bajo, que obliga a los visitantes a agacharse ante el Señor.

Navidad en Tierra Santa, el festejo de la minoría

Por Daniel Blumenthal
Para unos 200 mil cristianos que viven entre siete millones de judíos y casi cinco millones de musulmanes, los festejos de Navidad se concentran en la ciudad palestina de Belén, sitio histórico del nacimiento de Jesus y en la ciudad israelí de Nazaret, principalmente en torno a la imponente Iglesia de la Anunciación de María.
Sobre la cueva en que se hallaba el Establo en Belén, se erige la antigua Iglesia de la Natividad, abierta a la Plaza del Pesebre por un umbral estrecho y bajo, que obliga a los visitantes a agacharse ante el Señor.
Un gran caudal de turistas religiosos llegó para éstas fiestas a Tierra Santa y su presencia es notada en todos los sitios turísticos, especialmente los sitios históricos del cristianismo, en las ciudades mencionadas, en Jerusalén y alrededor del lago de Tiberíades.
El día 24 al mediodía, el Patriarca Latino de Jerusalén, Monseñor Fouad Twal partirá de Jerusalén para hacer su peregrinaje hasta Belén, a escasos 15 kilómetros de distancia, siguiendo los pasos de la vírgen María. Dos horas mas tarde, al llegar a la Plaza del Pesebre, será recibido por las autoridades civiles y religiosas de la ciudad natal de Jesus y procesiones de escauts con banderas, bombos y gaitas en un ambirnte de adornos festivos y en uno de los extremos de la plaza, un inmenso árbol de Navidad.