Corresponsal Israel Palestina

Página personal del periodista Daniel Blumenthal, corresponsal en Israel y los Territorios Palestinos de medios de prensa electrónicos de España (Cadena COPE), Francia (Radio Francia Internacional – América Latina), México (Grupo Radio Centro), Colombia (RCN TV) y Estados Unidos de América (CNN en Español).

Archivo para Khan Sheikhoun

Ataque con armas químicas en Idlib

Por Daniel Blumenthal
El número de víctimas mortales superaba en horas de la tarde ya a las cien personas y más de cuatrocientos resultaron heridos por el uso de gas Sarín. Testigos dijeron que aviones lanzaron bombas cargadas con armas químicas sobre la localidad de Khan Sheikhoun, en los suburbios de Idlib en Siria. Miembros de un equipo médico dijeron que poco después del ataque, las víctimas que llegaban al hospital para recibir atención médica sufrian de dificultades respiratorias y sacaban espuma de la boca.
Entre las víctimas, hay un gran número de niños.
El gobierno del Presidente Bashar Assad negó la responsabilidad por el ataque con armas no convencionales pero los testigos dijeron que las bombas fueron lanzadas desde aviones Sukhoi 22, que están en servicio en la fuerza aérea de Siria.
Horas después del primer ataque, un segundo proyectil hizo impacto en un hospital en Idlib, al que habían sido llevados parte de los afectados. Los blancos atacados se encuentran en las zonas bajo control de los rebeldes, al norte del país.
La mayor sospecha es que se trata del peor ataque químico perpetrado por el régimen de Assad desde que Siria desmanteló sus depósitos de esos productos en 2013. También después del acuerdo de desarme continuó Assad atacando a los rebeldes con gas mostaza y cloro.

La contienda en Siria se extiende durante los últimos días al vecino país, Líbano

Por lo menos nueve personas murieron desde el pasado fin de semana en la ciudad de Trípoli en batallas entre seguidores y opositores al Presidente sirio Bashar Assad. Los choques entre las comunidades alawitas y sunitas comenzaron con la detención de un clérigo religioso sunita, sospechoso de cooperar con organizaciones terroristas.
En una entrevista a la televisión rusa, el Presidente Assad declaró que habían sido
detenidos en su país mercenarios extranjeros que luchaban contra su régimen. El Presidente sirio acusó a los países de Occidente de repudiar las acciones de sus fuerzas contra la población pero no expresarse contra la violencia de las fuerzas de la oposición.
Mientras tanto un grupo de la oposición acusó al Concejo Nacional de la Oposición Siria de haberse “alejado del espíritu de la revolución”, propinando un nuevo golpe a sus aspiraciones de derrocar al Presidente Bashar Assad.
Dos días atrás había sido atacado un contingente de observadores internacionales en las localidad de Khan Sheikhoun y el ejército atacaba a los asistentes a un entierro.
En una entrevista a la cadena de televisión CNN, el Ministro de Defensa israelí Ehud Barak expresó su frustración por la lentitud en la caída del régimen de Bashar Assad, aunque dijo estar convencido que el presidente sirio “está condenado a caér”. Agregó que la caída del régimen de Assad será un duro golpe para Irán y para Hizballah.

Nuevo traspié de la tregua en Siria

Un equipo de monitores internacionales fue evacuado este Miércoles de una de las zonas de tensión al norte de Siria. El día anterior, una explosión en la ciudad de Khan Sheikhoun alcanzaba a una caravana de observadores. Ninguno de los enviados resultó herido pero debieron pasar la noche con las fuerzas rebeldes.
El ataque el Martes se produjo pocos minutos después de que las fuerzas del presidente Bashar Assad abrieran fuego contra los asistentes a un velorio y significa un nuevo daño a la muy tambaleante tregua alcanzada por el enviado internacional Kofi Annan.
La presencia de los inspectorees no reduce la violencia en ese pais y el Martes se registraron casi cincuenta víctimas mortales.
Mientras tanto pudo conocerse que las fuerzas que se rebelan contra el régimen del Presidente Assad reciben últimamente mayor ayuda en armas y municiones de los países árabes del Golfo Pérsico, en una política que estaría coordinada y apoyada por la Casa Blanca en Washington.