Corresponsal Israel Palestina

Página personal del periodista Daniel Blumenthal, corresponsal en Israel y los Territorios Palestinos de medios de prensa electrónicos de España (Cadena COPE), Francia (Radio Francia Internacional – América Latina), México (Grupo Radio Centro), Colombia (RCN TV) y Estados Unidos de América (CNN en Español).

Archivo para saudi arabia

Saudi Arabia permite a las mujeres conducir vehículos

Por Daniel Blumenthal
Rindiéndose a las presiones de las organizaciones internacionales por los derechos humanos y a la opinión pública de la población jóven de su país, el Rey Salman de Saudí Arabia autoriza desde hoy a las mujeres a obtener permisos para conducir y a efectivamente conducir automóviles, algo nunca visto hasta ahora en el último país del mundo que así lo reglamentaba.
El reino se dispone a crear centros especializados para la instrucción de mujeres en arte de conducir un vehículo, justamente cuando el mundo avanza en dirección del automóvil autónomo computarizado.
El anuncio fue dado por la televisión oficial saudita. “Estimados televidentes, se ha publicado un edicto real que versa lo siguiente: Desde ahora se aplicarán las reglamentaciones de tránsito de manera igualitaria para hombres y mujeres y entre las mismas, el derecho a obtener licencias de conducción”, leyó el presentador.
Las excusas para prohibirlo hasta ahora eran muy originales. Desde un prominente líder religioso que explicó que las mujeres son menos inteligentes que los hombres hasta la convicción que manejar autos afecta la fertilidad de las mujeres y que ese es el motivo por el cual hay menos niños en Europa.

Anuncios

Países árabes del Golfo Pérsico ofrecen normalización con Israel

Por Daniel Blumenthal
Los países árabes del Golfo Pérsico, encabezados por Saudí Arabia, ofrecen tomar medidas de normalización de sus relaciones con Israel a cambio de que éste país congele las construcciones en asentamientos, haga esfuerzos genuinos para la reanudación del proceso de paz con los palestinos y facilite el comercio con la Franja de Gaza.
De acuerdo con lo publicado en el periódico Wall Street Journal, los países del golfo ofrecen la apertura de líneas de telecomunicación con Israel, permitirán el sobrevuelo del espacio aéreo por aviones en ruta a o desde Israel y una apertura comercial entre empresas.
El sorpresivo anuncio se produce sólo a seis días de la llegada a Jerusalén, Belén y Riad del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, envuelto en una nube de expectativas por una nueva apertura diplomática para el hallazgo de una solución pacífica al centenario conflicto palestino-israelí.
Durante los últimos meses, el Primer Ministro israelí Benyamin Netanyahu insinuó que Israel estaba ante una importante apertura diplomática en la región, mencionando que los peligros representados por las aspiraciones expansionistas de Irán marcaban intereses comunes entre su país y los estados árabes sunitas.

Trump no es tan bueno para la derecha israelí

Por Daniel Blumenthal
La derecha israelí festejó la asunción de Donald Trump a la Casa Blanca con la esperanza que el nuevo Presidente estadounidense ignore las construcciones en los asentamientos en los territorios palestinos y no insista en el hallazgo de una solución de dos estados para dos pueblos, lo que implicaría la retirada israelí de casi todos los territorios conquistados en junio de 1967.
Pero lo que ocurre es lo contrario. A diferencia de Barack Obama, quien frente a la negativa del Primer Ministro israelí Benyamin Netanyahu de avanzar en el proceso de paz, se alejó de la búsqueda de una solución, el Presidente Trump ya dialogó por teléfono con el líder palestino Mahmud Abbas y le invitó a la Casa Blanca para dar un empuje a un proceso de paz basado en la solución de dos estados para dos pueblos. Los funcionarios de la administración Trump hablan de la convocatoria de una conferencia regional de paz en Jordania, o Egipto o hasta en Saudi Arabia.
La Casa Blanca declaró que “el presidente enfatizó su opinión personal de que la paz es posible y que ha llegado el momento de llegar a un acuerdo”. Según el comunicado, Donald Trump afirmó que un acuerdo de paz habrá de ser negociado directamente entre las dos partes y que Estados Unidos trabajará estrechamente con los líderes israelíes y palestinos para avanzar hacia ese objetivo.

Ante un plan regional de paz

Por Daniel Blumenthal
La administración de Donald Trump habla ahora de una maniobra conjunta destinada al alcance de la paz entre israelíes y los palestinos y los países árabes, pero el diario israelí Haaretz reveló que hace un año se reunió el Primer Ministro Benyamin Netanyahu en Aqaba con el entonces Secretario de Estado John Kerry, con el Presidente egipcio A Sisi y con el Rey jordano Abdallah II para la preparación de un plan en vías a una paz regional. Los países árabes moderados esperaban que Netanyahu incluya en su gobierno al partido Laborista Israelí de centro izquierda, como una señal de seriedad a sus intenciones, pero por motivos políticos internos el Primer Ministro israelí prefirió ampliar su coalición con la inclusión de un nuevo partido de derecha, echando por tierra la iniciativa.
Quien encabeza ese partido, el Ministro de Defensa Avigdor Lieberman, se siente más liberado de las presiones de la coalición. “Mi visión es sin duda el alcance de una solución de dos estados. Creo que es lo necesario para nosotros para permanecer siendo un estado judío. No tiene sentido crear un estado palestino homogéneo y convertir a Israel en un estado binacional”, declaró en la víspera. Lieberman quiere la división de la tierra, pero también intercambio de población y ha dibujado un mapa que deja a tres grandes localidades habitadas por árabes israelíes, del lado palestino de la frontera.
Ahora, Netanyahu anuncia que en coordinación con la administración Trump congelará las construcciones en asentamientos alejados, para permitir la renovación de esa iniciativa, que incluye una cumbre regional abierta y pública con la participación de Saudí Arabia y los Emiratos Árabes.

El dilema de Bashar Assad respecto al acuerdo de las potencias con Irán

Por Daniel Blumenthal
Cuando las negociaciones entre las facciones rebeldes sirias concluyen sin resultados después de cuatro días de deliberaciones en Moscú y la guerra civil que comenzó hace cuatro años en Siria no dá señales de concluir, el Presidente sirio Bashar Assad debe ahora estimar cuál es su posición frente al marco de acuerdo alcanzado entre las potencias mundiales e Irán.
Al igual que Israel, Saudi Arabia y los países árabes sunitas moderados, Assad tiene razones de preocupación por los resultados de dicho acuerdo aunque por diferenctes motios, ya que podría llevar hacia una apertura diplomática de Teherán a Occidente, a una reducción de la rivalidad con Estados Unidos y a una consecuente redución del apoyo iraní, económico y militar, a su tambaleante régimen.
Aunque hay otra posibilidad, como lo explica el analista Andrew Tabler del Instituto de Investigaciones de Washington en una entrevista a Wall Street Journal.
“La otra teoría es que ahora que tendrán mas dinero por el levantamiento de las sanciones y ayudarán más a Assad o por lo menos le permitirán aferrarse en las zonas que controla de su país y asegurar allí sus intereses”.
Pero de la misma manera, el Presidente sirio tiene motivos para temer la falta de un acuerdo, que implicaría el encrudecimiento de las sanciones económicas a Irán, su empobrecimieto y la reducción de su capacidad y su voluntad de apoyarle.
De todas maneras pocos estiman que el conflicto interno en Siria pueda a largo plazo tener solución con la permenencia de Bashar Assad en el sillón de la presidencia.

Irán y Estados Unidos chocan en Yemen y acuerdan en Lausanne

Por Daniel Blumenthal
Aviones saudíes continúaban bombardeando este jueves las posiciones de los milicianos Huthies -apoyados por Irán- en las inmediaciones de la ciudad puerto de Aden, al sur de Yemen y por primera vez en tres semanas llegaron los primeros envíos de medicamentos y equipamiento médico. Un buque cargando dos toneladas y media de esa ayuda humaniataria soltó amarras, mientras los hospitales de la ciudad atienden en precarias condiciones a mas de 600 heridos de las batallas.
La ciudad puerto de Aden era el énclave fuerte del Presidente pro-occidental Abd-Rabbu Mansour Hadi, apoyado por Saudi Arabia, pero partes de la misma habían sido conquistadas por los milicianos Houthis y soldados leales al anterior Presidente Ali Abdullah Saleh.
El Portavoz de la coalición liderada por Saudi Arabia, Ahmed Asiri, dice que algunos de los rebeldes están cambiando de bando. “Comandantes del ejercito leales al ex Presidente Saleh nos informaron de su decisión de unirse al gobierno legítimo, están en la provincia de Shawa y la coalición aplaude su decisión”, dijo.
Así, mientras seis potencias mundiales, Estados Unidos entre ellas, firman un marco de acuerdo para detener el programa nuclear militar de Irán a cambio del levantamiento de todas las sanciones internacionales impuestas sobre Teherán, aliados de Irán y fuerzas iraníes combaten a aliados de Estados Unidos, en Yemen, contra los ejércitos de Saudi Arabia y países del Golfo Pérsico.

Sunis y chíis en una guerra abierta

Por Daniel Blumenthal
La guerra entre sunis y chiís se desató con toda su intensidad, por aire, tierra y mar en Yemen, años después de comenzada a fuego lento en la primavera árabe.
Los ataques lanzados por Saudi Arabia, Jordania y Egipto y estados del Golfo Pérsico contra las milicias Houthis pro iraníes que tomaron el control de la capital y causaron la huída del Presidente Hadi son la máxima expresión de rivalidad entre las dos facciones principales del Islám.
El Embajador de Saudi Arabia en Estados Unidos, Abed El Jubir, explicó las razones. “Quería que nos reunamos para informarles que el Reino de Saudi Arabia ha lanzado operaciones militares en Yemen con el objeto de defender al gobierno legítimo del Presidente Hadi de los intentos de toma de control de las milicias Houthi en Yemen”, dijo en Washington.
Fuentes saudíes y el gobierno de Yemen alegan que Irán arma y apoya económicamente a los Huthis desde hace mas de un decenio.
No es la primera vez que Rihad interviene militarmente en uno de sus países vecinos ante las amenazas iraníes. Cuatro años atrás envió su ejécito a Baharein para evitar un levantamiento de la mayoria chíi contra el gobierno de ese principado sunita.